Hablando con Janez Burger, director de Silent Sonata

Silent Sonata fue elegida como la película para representar a Eslovenia en los premios Oscar de 2012 en la sección Mejor Película Extranjera y ha participado en varios festivales de todo el mundo después de su estreno en 2010 (en 2011, participó en el Festival Internacional de cine de Róterdam, el Festival Internacional de cine de Haifa, el Festival Internacional de cine de Tokio, en el MedFilm Festival de Roma y en muchos más). La película estará disponible en Video on Demand a partir del 30 de septiembre para Dinamarca, Noruega, Francia y República Checa como parte de la colección “Películas Premium” de Walk This Way 

En el Festival Internacional de Róterdam de 2011, Cineuropa tuvo la oportunidad de conversar con el director esloveno de la película, Janez Burger (Idle Running, Ruins y la última Avtošola), y además de hablar sobre su tercer lanzamiento pudo conocer lo que piensa acerca de:

 

El tema de la guerra
Al ser todo tan global, la guerra está siempre presente en todos lados. Si prendes la televisión, tienes guerra en tu casa. Lo que yo quería hacer era una película que no fuera de una guerra en particular, sino algo abstracto, pues, en realidad, todo el mundo está en guerra. Por otro lado, cuando enciendes la televisión y te encuentras con los discursos de guerra, como todo lo que pasó cuando la OTAN y los estadounidenses preparaban la guerra de Afganistán e Irak, oyes muchas palabras. Muchas mentiras. Mucha propaganda de guerra. Entones me dije: “Si hiciera una película de guerra, sería completamente sin palabras. Las palabras en la guerra son una mentira, así que no las necesito”.

Un elenco internacional
La producción fue más difícil. En Eslovenia no hay artistas de circo, entonces tuvimos que hacer castings grandes en Berlín y en París, invitamos a toda clase de artistas de circo y seleccionamos a algunos para la película.

Una película circense
No, me parece que es una película sobre los diferentes puntos de vista que tiene la vida, o sus distintas dimensiones. La gente que muere en esta película no está muerta, sino que está viva, pero en otra dimensión. Es sobre esto. No creo que tenga mucho que ver con los circos o el mundo del espectáculo. Pero por otro lado, tenemos esto de que “la guerra es un tipo de espectáculo” al igual que el circo, entonces ambos colisionan de alguna manera en la película.

El título
En Eslovenia, la película se llama Circus Fantasticus porque es la única película que tiene la palabra “circo” en el título, pero si te fijas en el mercado internacional, este año se estrenaron muchas películas que tienen la palabra “circo” en el título. Así es que los agentes de ventas de Fortissimo Films le cambiaron el titulo porque entendieron que era imposible vender la película con tantas otras con un título parecido. De hecho, cuando estaba mirando la película ayer me pereció que el nuevo título era mejor. Si no fuera mi película, me encantaría que se llamara Silent Sonata y no Circus Fantasticus.

El concepto visual
Solo quería que sea horizontal. Horizontal. Por eso es una pantalla panorámica en Cinemascope. Es más o menos por la última toma. En toda la película estás en horizontal, ves en horizontal y después tienes esa toma desde arriba. Tenía que ser así. Ese era el concepto.

Escribir el libreto para una película casi sin diálogos
No es un problema de escritura. Creo que es un problema de lectura porque los que leyeron el libreto tenían problemas: “¿Cómo haré una película con veinte páginas?”, “¿una película de veinte páginas? ¡Es imposible!”. Pero yo sabía que era totalmente posible porque sabía que era una película larga. No es una película corta. No sé cómo escribir más páginas, porque se escribió así: “Anciano no puede agarrar su pan. Seis minutos”. Esa es una línea. No puedes escribir diez páginas sobre esto. Escribí el libreto en diez días. 

Producción
Lo bueno fue que pude contar con un presupuesto más grande para hacer la película que el que hubiera tenido solo con dinero esloveno. Fue una gran ventaja de la coproducción. Otro buen aspecto sobre esta coproducción fue que pude seleccionar profesionales buenos, que realmente necesito. Ya sabes, un sonidista, todas esas marionetas que hicimos, etc. Y pude filmar en Irlanda, ya que no tenemos ese mar y esas playas en Eslovenia. Fue muy bueno. Estoy muy contento por haber tenido una coproducción por la cuestión del dinero y del rodaje (por cómo se encargaron de eso), porque filmamos en Eslovenia e Irlanda. También tuvimos gente de Finlandia que nos ayudó con la cuestión del dinero. Y la posproducción fue en Suecia. Entonces… cuestión de dinero.

 

Mira la entrevista completa (en inglés):

lunes, 12 de octubre de 2015, de Cineuropa

facebook

twitter

youtube