El efecto dominó: por el prestigio de Abjasia

Tras el estreno de las películas de la colección Documentales del Mundo como Mamá África, que trata sobre la cantante sudafricana Miriam Makeba, Mi Camino a Olimpia, que muestra la preparación de los atletas discapacitados para los juegos paralímpicos, y El Puerto de la Esperanza, que relata la historia de los supervivientes del holocausto judío cuando arribaron al puerto sueco de Malmö, El efecto dominó nos sumerge en el estado casi desconocido de Abjasia a través de la vida personal y profesional del Ministro de Deportes, Rafael, un ex-jefe militar rebelde.

El documental, que se filmó en 2011, se desarrolla en Sujumi, un centro turístico deteriorado en la costa del Mar Negro y capital de Abjasia. Se trata de una región de 215.000 habitantes que se separó de Georgia en 1992 y que se encuentra bajo control ruso.

A pesar de los constantes cortes de luz, los edificios abandonados, la falta de atletas nacionales con talento y el escaso interés de los abjasios en organizar eventos deportivos, el Ministro de Deportes, Rafael, decide albergar allí el Torneo Mundial de Dominó con la intención de restituir algo de prestigio a un país casi desconocido para el resto del mundo (en ese momento solo lo reconocían 6 estados). Pese a los recursos limitados del país, y gracias a la práctica del himno nacional, la realización de conferencias de prensa y otros preparativos, se logró admitir a los delegados nacionales.

En esta docuficción tragicómica (y a veces irónica), los directores polacos Piotr Rosolowski y Elwira Niewiera se centran también en la vida privada de Rafael y su joven esposa embarazada, Natasha, que decidió abandonar su país, Rusia, y a la hija de su primer matrimonio para vivir con el ministro de Abjasia. Aislada y rechazada por la gente del lugar y su familia política, e incomprendida a veces por su propio marido, Natasha no consigue mantener su pasión (la ópera) en el país que eligió (con la que había representado a Rusia en varias competiciones).

Al igual que la pareja, Abjasia intenta buscar un equilibrio. En El efecto dominó se reflejan, a veces limitando con lo absurdo, los conflictos familiares y la realidad política de un país pequeño en el que es difícil imaginar a esta pareja poco convencional, que vive en un apartamento sin glamour, como una de las parejas más importantes del joven estado.

Además de ser premiada en el Festival de Cine de Cracovia de 2014, en el DOK Leipzig 2014 y en el Festival Internacional de Documentales de Budapest del año 2014, El efecto dominó fue también nominada a los Premios de Cine Polaco del 2015. La película se puede disfrutar desde el 15 de mayo en España, Dinamarca, Noruega, Italia, Gran Bretaña, Bélgica e Irlanda.

miércoles, 17 de junio de 2015, de Cineuropa

facebook

twitter

youtube