Una Silent Sonata sobre la guerra: es el mundo del espectáculo

¿Se puede hacer una película sobre ninguna guerra en particular pero que capture la esencia de la misma? El director esloveno Janez Burger se propone hacer exactamente esto en su filme alegórico Silent Sonata. Como parte de nuestra colección Premium Films esta película estará disponible a partir del 30 de septiembre.

Es un filme sin ningún tipo de diálogo, ofreciéndonos en su lugar un hermoso paisaje sonoro y bella música para acompañar a las imágenes de sus escenas, a menudo poéticas (Premio Vesna a Mejor Sonido y Mejor Musica).

Comienza presentándonos a los personajes de un circo, que aparece más tarde. Sin embargo, estos retratos coloridos y románticos se ven interrumpidos bruscamente por los títulos de crédito iniciales: con una pantalla negra de fondo, escuchamos una respiración agitada y asustada mientras se escuchan explosiones. Luego, a plena luz del día, un padre (Leon Lučev) observa la escena de su casa marcada por los rastros de la guerra (agujeros de bala) hasta que encuentra lo que parecía estar buscando: el cuerpo de su esposa. Se crea una atmósfera de miedo y pena que no necesita palabras, y se definen las expectativas hasta que, una tarde, se escucha el sonido de vehículos que se acercan; pero en lugar de un ejército llega el circo itinerante de los créditos iniciales. Con imágenes poéticas la película sigue a la familia y los hombres del Circus Fantasticus al tiempo que crean un lazo entre ellos.

La noción del director de que el circo y la guerra son formas de espectáculo es particularmente explícita en una de las escenas más imponentes de la película: llega un tanque a la casa y mientras el padre saca su arma, dos de los cirqueros, el hombre musculoso (Viatcheslav Volkov) y el traga llamas (David Boelee), se paran delante del tanque y hacen trucos como saltos gimnásticos y lanzamiento de llamas. En otra escena de humor negro, los mismos tanques hacen el truco de desaparecer por completo en la niebla y girar 360 grados… para terminar siendo el blanco de un reactor de combate.

Lo que le da impulso a Silent Sonata es el concepto de vivir en un ambiente marcado por la guerra: "La guerra cambia de forma pero eso no significa que no sea una parte integral de la naturaleza humana, y como tal, parte del entorno en que vivimos", explica Burger. “Silent Sonata es una película que aborda la cuestión de cómo sobrevivir en ese entorno”. La decisión de realizar este largometraje completamente sin diálogos es crucial al tema de la guerra, ya que, de acuerdo con el director, "las palabras en la guerra son mentiras, entonces no las necesito". A Silent Sonata no le falta nada; ni siquiera palabras.

En su alegoría sobre la guerra, Burger decidió no pintar todo de negro (la actuación del Circus Fantasticus es lo opuesto), y cerrar la película con una toma excepcional desde arriba mientras el Circus Fantasticus se marcha para continuar su jornada, con la esperanza de que los lleve a un lugar más pacífico.

Silent Sonata fue la representante oficial de Eslovenia al Oscar a Mejor Pelicula de Habla No Inglesa en 2012, y fue nominada para los Premios del Cine Europeo del 2011. Se encuentra disponible en Walk This Way en Dinamarca, Noruega, Francia y la República Checa.

lunes, 5 de octubre de 2015, de Cineuropa

facebook

twitter

youtube