The Arbiter : ¿Bueno o malo?

A simple vista, la segunda película de la directora estonia Kadri Kõusaar, cuyo primer largometraje, Magnus, se proyectó en la sección Un Certain Regard del festival de Cannes de 2007, parece ser un thriller común y corriente. Pero si se la mira más detenidamente, The Arbiter, filmada principalmente en el Reino Unido y hablada en inglés, resulta ser un análisis de la moral y de la responsabilidad por momentos fascinante, aunque con imperfecciones.

Lee Ingleby interpreta a John, un académico cuya confortable vida queda destruida cuando su  novia decide abortar y abandonarlo. Para escapar de esa situación, John emprende un viaje en coche con Ronja, su hija por donación de esperma. A medida que el viaje avanza, empieza a quedar claro que John desea compartir con Ronja (Lina Leandersson) un aspecto más sombrío de su vida. Partidario del darwinismo social, John cree que los débiles, los viejos y los  “moralmente equivocados” consumen los recursos de la sociedad y está dispuesto a ayudarlos a morir. A medida que Ronja se interna en una sucesión de asesinatos cuya moralidad le resulta confusa y extraña a su joven mente, John se siente más y más seguro en su función de árbitro que distingue de forma definitiva lo bueno de lo malo. La película es característica de la disposición de Kõusaar, que sigue siendo una cineasta polémica en su Estonia natal, a explorar temas complejos.

Aunque el esquema central de la película es el del cine de consumo habitual, ésta ofrece mucho más que eso en la medida en que examina temas complejos y espinosos. Es interesante el hecho de que la naturaleza del “arbitraje” de John nunca es totalmente condenada cuando éste pasa de juzgar a un pedófilo baboso a juzgar a inocentes y desvalidos pensionistas que viajan en un autobús; la película intenta así mostrar cuán fácil es deslizarse hacia una actitud de certeza moral. Desde el punto de vista estético, Kõusaar tiene un ojo fino para crear algunas secuencias impresionantes como la de un momento muy lindo en el que John irrumpe en un club nocturno para cambiar la estruendosa música tecno y, más adelante, una escena surrealista en el club, que rezuma simbolismo religioso.

The Arbiter es decepcionante como película de género, pero si se la aborda como una sátira sombría, hay mucho más en ella para descubrir y disfrutar.

The Arbiter, que forma parte de la Colección escandinava, estará disponible a partir del 23 de noviembre en Dinamarca, Noruega, Italia, Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Irlanda, Holanda y Turquía.

martes, 1 de diciembre de 2015, de Cineuropa

facebook

twitter

youtube