Entrevista: Gabriele Salvatores, el director de El chico invisible

El chico invisible, el primer largometraje de Gabriele Salvatores,   que el director describe como “la manera italiana de hacer cine fantástico”,estará disponible a partir del 11 de abril en Video on Demand, dentro de la colección Premium Films de Walk this Way.   Narra la historia de Michele, interpretado por Ludovico Girardello, un adolescente cuya vida cambia por completo cuando un día descubre que se ha vuelto invisible.

Cineuropa se encontró con el director en 2014:

Cineuropa: ¿Cómo nació la idea de una película sobre un joven superhéroe invisible?
Gabriele Salvatores: La génesis del proyecto surge de la idea que tuvo hace cinco años uno de los productores, Nicola Giuliano. Se trataba simplemente del deseo de hacer una película que pudiese gustar hasta a sus hijos. Me gustaba la idea de tratar el tema de la invisibilidad y de volver a concentrarme en los adolescentes a través de una historia original y aventurera, donde en un momento dado surgiera además la posibilidad de una heroína. Me he inspirado en escritores que me gustan mucho, como Jack London o Joseph Conrad. Quería que estuviesen presentes los temas del amigo secreto, el espejo, el doble, la persona que hay dentro de ti. Está el tema de la violencia entre adolescentes, de donde surge el desafío, la rabia necesaria para crear otro mundo. Esta parte es mérito de los tres guionistas. No había ningún superhéroe de catorce años, pero en esta película no lo vemos combatir para salvar el mundo, sino más bien contra los monstruos de la vida diaria.

¿Qué cómics de superhéroes te han influido más?
He nacido en los años 50, por lo que para mí los superhéroes eran personajes como Mao Zedong. No leía muchos cómics cuando era joven. El único que leía, aunque no era un super héroe, era Flash Gordon. Luego los cómics me han acompañado a lo largo de mi vida, ya que son parientes muy cercanos del cine. Un personaje que siempre he adorado es Corto Maltés, de Hugo Pratt. Y luego los grandes dibujantes de ciencia ficción Enki Bilal y Moebius. Por último, y sólo luego, ha sido el turno de Spiderman.

En El chico invisible veo las películas de X-Men, pero también  Déjame entrar del director sueco Tomas Alfredson.
Me gusta mucho la representación de lo distinto de X-Men. Tener un poder significa ser distinto y en esta película es también un poco una maldición y una enfermedad. Hemos querido rendir homenaje a cierto cine de los años 80, como GooniesGremlins, con jóvenes que se ven inmersos en aventuras que les harán crecer y madurar. Steven Spielberg ha sido el primero que ha mezclado ciencia ficción y vida cotidiana. Nos hemos inspirado además en películas más oscuras como Watchmen o Unbreakable, que describen superhéroes de una manera muy peculiar y más cercana a nuestra sensibilidad. Y, por supuesto, me encanta Déjame entrar, es una película muy parecida a El chico invisible.

La película tiene un final abierto, ¿habrá una segunda parte?
El final abierto es una característica del género. Esperemos que el público tenga ganas de ver otra, porque la idea de una segunda parte existe. He leído el inicio de la secuela que los guionistas han escrito y podría haber una chica invisible…

Para obtener más información acerca de El chico invisible:

viernes, 8 de abril de 2016, de Cineuropa

facebook

twitter

youtube