Encuentros a medianoche: Una orgía surreal que no deja a nadie indiferente

Puede que parezca algo normal… o no: una joven pareja que está perdiendo la chispa en la vida diaria y que se ha cansado de la rutina decide organizar una orgía con la ayuda de su criada travesti.

Encuentros a medianoche (2013), el debut de Yann Gonzalez como director y guionista, se vincula con lo surreal. La orgía se lleva a cabo en la casa de la pareja (Kate Moran y Niels Schneider) y del ama de llaves (Nicolas Maury). En ella concurren varios invitados: La Perra (Julie Brémond), La Estrella (Fabienne Babe), El Semental (Eric Cantona), y El Adolescente (Alain-Fabien Delon). También aparece Béatrice Dalle como La Comisaria.

Los siete invitados, llenos de deseo, se reúnen y congenian bastante bien. Alrededor de una gramola sensorial, comienzan a contar historias que revelan sus heridas del pasado. La película, al igual que la gramola que reproduce una mezcla psicodélica de música (de la banda M83) y luces de colores, despliega una mezcla de sentimientos alucinógenos y desinhibidos (tanto sexuales como románticos) que emite cada personaje y que va más allá de las fronteras de la razón para captar lo absurdo del deseo humano, lo que se convierte, al fin y al cabo, en el verdadero (aunque siempre extraño) amor.

La película se presentó por primera vez en 2013 como una proyección especial en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes. Ese mismo año fue nominada por la Queer Week y premiada como Mejor Película en el Festival de Cine de Atenas y el Festival de Cine de Milán.  

“En mi opinión, la película envuelve toda una colección de caras, voces y colores”, explica Gonzalez. “Me encanta la idea de entrelazar ficciones con música y diferentes colores, y la forma en que se puede juntar esta especie de tela a través de esos retazos. [...] Crecí con el cine de fantasía, películas de terror, el trabajo de Brian de Palma, Darío Argento y otros directores, incluso hasta con cosas menos convencionales. Este tipo de cine, que a menudo cuenta con un presupuesto muy bajo, conecta con la idea de creer y puede incluso venir de la nada misma: del viento, de una sombra, de una escena fuera de cuadro.

Rodada en un solo lugar (casi como en un teatro), Encuentros a medianoche es una película única que deja a todos expectantes (críticos y espectadores). Además, son notables los elogios que ha recibido: “Esta parodia que por momentos es sensual y ridícula lo lleva a uno a considerar al director Yann Gonzalez como el próximo Almodóvar u Ozon”, publica Variety.

Si quieres opinar tú mismo, la película, que es parte de la colección Historiasde amor inesperadas, está disponible desde el 15 de julio en Dinamarca, Noruega, Polonia, España, Suecia y Turquía.


lunes, 13 de julio de 2015, de Cineuropa

facebook

twitter

youtube